¿Usted duerme con el teléfono cerca? Después de leer esto no va más

Los teléfonos móviles se convirtieron en “herramientas” esenciales del hombre moderno y, sin ellos, la vida sería simplemente impensable para muchos.

La tecnología de los teléfonos móviles es relativamente nueva y las consecuencias de ello aún no se conocen con convicción.

En realidad, todos estamos siendo cobayas de lo que tal vez sea el mayor experimento que ya ha ocurrido.

¿Quieres saber por qué no debes dormir con tu teléfono cerca?

Un hecho curioso es que hace algún tiempo la exposición a las ondas electromagnéticas fue considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como posiblemente cancerígena.

Es decir, para la OMS, “posiblemente” el celular causa cáncer.

“Posiblemente” no está seguro, es decir, la OMS pone el hecho en el campo de las posibilidades porque aún no hay pruebas concretas.

Tal vez no existan pruebas “concretas” de que el celular cause cáncer, pero sí existen muchos estudios correlacionando el celular a serios problemas de salud.

Por ejemplo, según investigadores de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, dejar el celular en el bolsillo de los pantalones puede contribuir a la infertilidad masculina.

Para llegar a esa conclusión, los científicos analizaron 10 investigaciones, que incluían 1.492 muestras de esperma cedidas por clínicas de fertilización y centros de investigación.

Las muestras que habían sido expuestas a la radiación del celular presentaron una reducción del 8% en la motilidad y del 9% en la viabilidad de los espermatozoides.

Es decir, hubo una reducción de la actividad y del porcentaje de espermatozoides vivos.

Además de exponer el esperma a la radiación, los celulares en el bolsillo también pueden elevar la temperatura de la región del testículo, lo que podría comprometer la calidad de los espermatozoides.

Otro estudio, realizado en Suecia, mostró que el uso prolongado de este tipo de aparato aumenta en un 240% el riesgo de desarrollo de tumores en el cerebro.

El estudio analizó a 2.200 pacientes con cáncer y 2.200 usuarios sanos, en busca de alguna conexión entre el uso de aparatos celulares y el desarrollo de tumores cerebrales.

Según Kjell Mild, líder del estudio, el uso de los celulares aumentó en un 240% el riesgo de cáncer en el lado de la cabeza donde el teléfono es más usado.

La verdad que el estudio habla de uso prolongado, aún así es preocupante, pues mucha gente queda horas al celular y algunos duermen hasta con el aparato al lado de la cabeza.

Hay muchos otros estudios conectando el celular a enfermedades, podríamos escribir páginas y más páginas sobre ellos.

Sin embargo, lo más importante es orientarle para minimizar los riesgos de esa tecnología en su vida.

Claro que en un mundo donde la cantidad de aparatos móviles camina para superar la de las personas, es imposible quedarse libre de la contaminación electromagnética causada por esos aparatos.

Pero existen sí medidas que atenúan la acción negativa de las ondas electromagnéticas del celular.

Algunas de ellas son:

– Utilice los auriculares o el altavoz.

– No deje el teléfono conectado cerca del cuerpo.

– No hable en lugares apretados y donde la señal es débil, como coches y ascensores.

– Cuidado con los gadgets que prometen proteger contra la radiación, ya que la mayoría empeora la radiación y fuerza el celular a transmitir con más potencia.

– Oriente a sus hijos para que envíen más mensajes (SMS o WhatsApp) en lugar de hacer llamadas.

– Las embarazadas deben mantener el teléfono lejos de la barriga.

– Los hombres deben evitar cargarlo en el bolsillo, ya que la radiación del aparato puede perjudicar la fertilidad.

– Si tiene que dejarlo en el bolsillo (si es la única manera), gire el lado del teclado a su cuerpo, ya que las antenas, donde hay mayor radiación, quedan en la parte trasera.